julian CUADRADO.jpg

julian cording

Wettrup, Alemania, 1983

 “Mis esfuerzos en el trabajo artístico se han concentrado en combinar la pintura y escultura. 

La instalación es el medio que ha dado forma a mi obra y ha sido su principal transmisor. Los materiales (aluminio, resina de poliéster, hormigón y lámina de plástico) identifican el trabajo primeramente como escultura. 

Durante mi formación como escultor en piedra aprendí una de las técnicas de escultura más antiguas y tradicionales. Este aprendizaje me permitió comprender a un nivel superior en qué medida el “Producir y Fabricar” debían ser los principios base de mi obra. Aquellos aspectos aleatorios que surgen en el proceso serán incluidos en el trabajo final, después de valorar las decisiones tomadas. Esto solo puede ocurrir dentro de un proceso de trabajo concentrado, reflexivo y continuo. Las obras son creadas principalmente con técnicas y procesos escultóricos clásicos como el moldeado y el vaciado en yeso, aluminio o bronce. Materiales cotidianos como lonas para camiones o toldos son considerados íconos semánticos. Éstos se unen entre sí en una especie de “dibujo material. 

Con frecuencia son los detalles los que constituyen la esencia de una obra. Entre más minimalista sea ésta, más concentración se requiere por parte del observador. La abstracción funge aquí como transmisor – un marco por sí solo no es un cuadro. La simbiosis entre la escultura y la pintura pone al espectador a prueba. 

Tres valores adquiridos de mi profesor: concentración, sinceridad y fidelidad hacia el material. Lentitud en medio de un mundo frenético.” 

Fotos: Fernando Etulain

Aquí puedes leer el artículo en Cultura Colectiva